«

»

LA COMUNICACIÓN Y LAS DIETAS PARA BAJAR DE PESO

En este artículo les quiero hablar de otro aspecto de la comunicación asociada con la imágen, las dietas para adelgazar. Se está dando en el mundo y no sólo en el ambiente de la moda, donde trabajan con su físico, que se exige socialmente tener una impecable imágen, lo que significa estar delgado, muchas veces demasiado.

La   imágen   de   una persona   se   compone  de muchas cosas, la ropa, el aseo, el cabello, los zapatos, la dentadura y muchos otros elementos, pero hay un elemento fundamental que condiciona la imágen en muchos aspectos de la vida que es el PESO. Sí, el peso de la persona   condiciona sus posibilidades de conseguir un empleo, de ser elegida como invitada/o, como amiga/o y hasta como novia/o,

El exceso de peso hoy es un elemento de discriminación, laboral y social. No es la intención de  este artículo enfocar el tema desde la salud, sino desde la percepción  del  receptor  de  la  imágen.  Está   pasando  en el ambiente de las modelos que se ven en una revista  retocadas  con  fotoshop  y  luego al mirarse al espejo se deprimen porque se ven las piernas un poco más rellenitas de lo que les gustaría tener y con las que las muestran en la foto.

Está   pasando  con  las  adolescentes  que  siguen dietas para adelgazar cada   vez  más   estrictas   y terminan enfermando y llegando a veces a  situaciones irreversibles. Entonces,¿ dónde  está el límite?¿ Hasta cuando  van  a  seguir  vendiendo  ropa  de  talles tan pequeños que causan daño sicológico  a gente de talla “normal” para arriba que tienen derecho a vestirse como quieran al  escuchar  luego  de  una  mirada  de pies a cabeza ” para usted no hay talle”?

¿Hasta cuando sólo teniendo determinada altura  y  peso  se  consiguen  determinados trabajos? La solución como en la mayoría de estas “modas” comienza con la educación, con la familia, con  los valores, pero no se puede separar a las personas del contexto en que se manejan y evitar que sean víctimas de éstos si no cuentan con una sólida formación en valores.

El  espejo  no  es  un  enemigo, si  nos  devuelve una imágen que no deseamos con respecto al peso esto se puede  solucionar, al  igual  que  un  corte  de  pelo  o un cambio de look,  lleva más tiempo que el de ir a una peluquería, pero se puede lograr con una alimentación sana, saludable, ejercicio, lo  que  indique un entendido que cada uno necesite para lograr un peso acorde a su contextura  física, a su edad y muchos elementos que considerarán los que estudiaron y se dedican a mantenernos sanos.

Las dietas mágicas no existen, bajar de peso requiere un esfuerzo, y no todas las dietas causan el mismo efecto  en  todos  los  organismos. No  parece racional deprimirse porque un amigo/a perdió con la dieta de la sopa  4 kg. en  una  semana  y  nosotros  no  lo  logramos, visiten  a  su  médico, hablen  con su familia, con amigos. Vernos  bien  no sólo es vernos  delgados, es sentirnos  saludables y  aceptarnos  como  somos sin descuidar la salud. Amigarse  con  el espejo  es vernos reflejados con nuestros kilitos de más si los tenemos, con las arrugas si existen, pero también es ver el brillo en nuestros ojos o el buen estado de  nuestra piel.

Comunicar con la imágen es también actitud, son nuestras manos y nuestros gestos, es nuestra simpatía y la forma de expresarnos, es nuestra capacidad para desarrollar una tarea e incluye además… nuestra sonrisa.

Gladys Suárez

Espacio de Comunicación

 

 

 

Be Sociable, Share!

1 comment

  1. Gladys

    Gracias por tu comentario, saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*