«

»

LAS FIESTAS TRADICIONALES, ¿SON LO QUE TE MUESTRA LA T.V?

A la pregunta del título respondo con un sincero NO. Permanentemente por estas épocas cercanas a Navidad y Fin de Año nos muestran familias que se reúnen, niños felices, abuelos integrando el grupo, todos preparados para disfrutar, comer y beber sin restricciones alrededor de la piscina, y la realidad generalmente no está reflejada en esa imagen.

       Hay personas que adoran estas fechas, se preparan, ya en noviembre están de compras y no hablan de otra cosa que no sea de algo referido a la Navidad, el arbolito, el pesebre, Papá Noel,  (o Santa Claus), la cena de Nochebuena, el almuerzo del 25, los regalos etc.. Y hay gente a la que no le gusta esta época del año, tal vez por pérdidas, por problemas familiares que los demás también los deben tener pero los llevan de otra manera o porque simplemente no le gustan las reuniones.

       Con lo que sí me parece que “cargamos” todos es con el inmenso peso social de sentirnos felices. Todo lo que nos muestran referido al tema es alegría, comida en abundancia, niños abriendo montañas de regalos, la familia unida, en resumen: cero problemas. Tener en cuenta que los problemas no desaparecen porque es Navidad, es el primer paso para que por ejemplo evitemos endeudarnos comprando obsequios, decoración, comida etc. que luego no vamos a poder pagar.

     También tener claro que si tuvimos una pérdida reciente o no, se nos permite recordar, estar tristes, llorar, la alegría y la tristeza pueden convivir, y podemos recordar con una sonrisa, con un comentario sobre el ausente que lo caracterizara, esos momentos hacen vivir en nuestros corazones a nuestros seres queridos que no están físicamente, esa forma de traerlos al momento que vivimos los hace inmortales, porque generaron recuerdos.

      Como generalmente hay niños, ésta también es una forma de comunicación, de hacerles ver la realidad sin dramatismo; “¿se acuerdan de la torta que hacía la abuela?”, “si estuviera el abuelo seguro que ya quería tomar el helado”, estos comentarios van reviviendo imágenes en los niños que ya vieron y es una forma de no crearles el temor de hablar o de preguntar por alguien que tal vez ellos querían mucho y sientan la necesidad de hacerlo.

     Cuidarse de los excesos es casi una obligación, porque entre las despedidas del año en el trabajo, el colegio, con los amigos etc. llegamos al 24 como para comer una hoja de lechuga, sin embargo nos encontramos con la mesa llena de manjares, todo ahí sin límites ya sea porque podemos hacerlo o porque colaboraron todos (el tema económico también se tiene en cuenta), dividirse los gastos o aportar cada cual lo que pueda no cambia el espíritu navideño. Pero sí hay que saber que si no te gustan las fiestas y además comes demasiado, luego le agregas lo mal que te vas a sentir.

     Acordarse de que el alcohol puede potenciar la tristeza o la alegría, no excederse es lo mejor, buscar el equilibrio para evitar momentos incómodos, es razonable. Reunirse con gente querida, invitar al que está solo y pensar en las cosas que se lograron en el año aunque solo sea estar ahí, en ese momento reunido con sus afectos, va a hacer que vivan lindos momentos.

     Las fiestas tradicionales no son lo que te muestra la tele, familias perfectas, casas expléndidas, autos fabulosos, excesiva cantidad de comida y bebida y montañas de regalos.  Niños prolijos y vestidos con ropa de marca usando un IPod o dibujando en una tablet, no en todos los casos es así todo tan coordinado y planificado en un ambiente donde no existen las cosas feas. Cada familia es un mundo, dijo alguien, traten de unir esos pequeños “mundos” lo mejor que cada uno pueda y generen recuerdos, piensen, seguro que ya tienen algo que los caracteriza.

     Muy feliz Navidad y un 2013 lleno de trabajo, salud y amor, el dinero es una consecuencia.

Gladys Suárez       http://GladysSuarez.com

Gladys Suárez

Be Sociable, Share!

2 comments

  1. Iris Moreno Roca

    Hola, Gladys:
    Excelente enfoque de estas fechas tradicionales, y justamente la tradición nos invita a consumir alimentos y bebidas que no están de acuerdo con esta época del año y terminan por enferman a muchas personas.
    En mi familia hace ya mucho tiempo que lo tenemos claro y no lo tomamos de esa manera, si no que sabemos que es mejor que prime la sobriedad.
    Felicitaciones por tu artículo.

    Un gran abrazo de Iris

  2. Rita Tonelli

    ¡Qué excelencia de artículo, Gladys! ¡Me encantó, amiga!
    Los motivos de celebración me emocionan y entusiasman y por otro lado, me sorprendo ante la evasión que significa alguna fiesta, para ciertas personas. No puedo menos que pensar qué necesidad hay, en la vida de ellas, para estos escapes, y lo digo con respeto absoluto. Fijate que también esto tiene que ver con los excesos… “¿Ahogamos las penas?” Lamentablemente, no hay registro de que las penas “aprendieron a nadar” y no me estoy burlando, sino que es simplemente, un toque de humor… ante tanto dolor.
    Un abrazo, amiga.
    Repito… ¡Me encantó este artículo!
    Rita Tonelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*